ACTUALIDAD

Política: Camioneros amenaza con parar 72 horas si no hay respuesta al 27% | Información general: Alta demanda en los hospitales de Santa Fe por enfermedades respiratorias | Economía: La inflación de mayo fue del 2,1% (en cinco meses roza el 12%) | Política: Presentarán una denuncia contra Sturzenegger por la corrida bancaria de mayo |

 En vivo

Radio LT9

Nacionales

"Pastorizzo murió en menos de tres minutos por un balazo", dijo el forense

Un médico declaró ayer en el juicio que le siguen a Nahir Galarza por el crimen a tiros de su ex novio Fernando, cometido en diciembre.
MIÉRCOLES 13 DE JUNIO DE 2018

Un médico forense declaró ayer en el juicio que se le sigue a Nahir Galarza por el crimen a balazos de su ex novio Fernando Pastorizzo, cometido en diciembre último en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, que la víctima murió en "menos de tres minutos" a raíz de que uno de los disparos a "quemarropa" que le perforó un pulmón y le provocó una "asfixia inmediata".

Se trata del perito oficial Marcelo Benetti, quien practicó la autopsia al cuerpo del joven asesinado cerca de las 8.30 del día del homicidio, es decir, aproximadamente tres horas después de producida la muerte.

Por su parte, Galarza, de 19 años, no estuvo presente en la audiencia de ayer por primera vez desde que se inició el debate oral el lunes de la semana pasado en los tribunales de Gualeguaychú.

"El cuerpo presentaba dos heridas de arma de fuego en el tórax. La herida que produjo la muerte inmediata fue la originada desde atrás, la cual le perforó un pulmón. Y ambos disparos se produjeron cuando la víctima estaba con vida", detalló Benetti, del Cuerpo Médico Forense de la provincia de Entre Ríos.

Según el médico, "por el tatuaje del disparo en la espalda" de Pastorizzo, de 20 años, este tiro, el de "atrás", fue efectuado a unos "30 centímetros" de distancia.

Benetti detalló que "el segundo disparo fue a la altura del esternón, un centímetro arriba del otro disparo que ingresó por la espalda" y efectuado "de frente", a unos "15 centímetros de distancia".

El médico -cirujano del Hospital Centenario de Gualeguaychú- explicó que "ambos proyectiles ingresaron y salieron del cuerpo de Fernando", y que le produjeron "un paro cardiorrespiratorio inmediato"."La herida originada desde atrás fue desde arriba hacia abajo, al igual que la lesión producida por el disparo que se realizó de frente al cuerpo", indicó el testigo y señaló que "la víctima entró en estado inconsciente inmediatamente".

"Tengamos en cuenta que los tres órganos vitales son el corazón, el pulmón y el cerebro. En un segundo se pierde la consciencia por lesión del pulmón derecho", describió Benetti y agregó: "La asfixia fue inmediata, en menos de tres minutos, de acuerdo a la cantidad de sangre que había en la tráquea."

Por último, el forense negó que la imputada Galarza presentara golpes en su cuerpo al momento de ser examinada poco después del crimen. Otro de los ocho testigos que declararon ayer fue la perito María Silvina Taleb, de la División de Toxicología de la Policía de Entre Ríos, quien sostuvo que "el análisis toxicológico de Fernando Pastorizzo dio negativo".

"Son pruebas confirmatorias y fehacientemente negativas", aseguró la testigo ante los jueces Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian.

Las testimoniales de peritos comenzaron en la audiencia de anteayer, con la de dos expertos de la Procuración entrerriana y de Gendarmería Nacional que analizaron los mensajes, fotos y videos de los respectivos celulares de Galarza y Pastorizzo.

Previamente había declarado María Inés Correa, una vecina de la imputada, que sostuvo que Pastorizzo era agresivo con la joven, que antes del crimen había escuchado peleas entre ambos y que la madrugada del homicidio alcanzó a ver al muchacho portando un arma de fuego. Ante estos dichos, las dos querellas solicitaron al tribunal que esta mujer sea acusada por falso testimonio, cuestión que resolverán los jueces al momento de dar a conocer su fallo.

En la jornada de anteayer también declararon dos jóvenes vinculados a la acusada, Joaquín Osorio Cadot, de 19 años, y Rafael de Stéfano, también de 19.

El primero contó que conoció a Pastorizzo y también a la acusada, con quien mantuvo relaciones sexuales desde 2016 hasta aproximadamente un mes antes del crimen.

Además, recordó que la madrugada del asesinato, cerca de las 5.40, él vio a Galarza entrar a su casa con "una sonrisa extraña, media burlona" y que llevaba algo en la mano que no pudo precisar con exactitud, explicó a Télam una fuente de la investigación.

Mientras que De Stefano declaró que él tuvo sexo con Galarza un sola vez y que en Navidad la notó "extraña" pero que ella no le quiso decir qué le pasaba, y que esa fue la última vez que la vio.

Galarza llegó al debate procesada con prisión preventiva por "homicidio doblemente calificado" por la "relación de pareja" con Pastorizzo y el "uso de arma de fuego", delito por el cual podría ser condenada a prisión perpetua.

De hecho, las querellas habían solicitado durante la instrucción que la joven también fuese imputada con el agravante de la "alevosía", es decir, el aprovechamiento del estado de indefensión de la víctima; sin embargo, el juez de Garantías Mario Figueroa lo rechazó al sostener que esa circunstancia se resolverá en el debate oral.

El crimen de Pastorizzo fue cometido entre las 5.10 y las 5.15 del viernes 29 de diciembre de 2017, cuando el joven fue encontrado baleado en una calle de Gualeguaychú junto a su moto tirada.

Por su parte, Galarza declaró inicialmente como testigo que había visto a su ex novio la noche anterior al crimen, aunque ante la sumatoria de indicios en su contra quedó detenida.

En una segunda declaración reconoció que ella lo había matado pero que había sido en forma accidental, por lo que la defensa pidió la excarcelación y, subsidiariamente, el arresto domiciliario, pero la Justicia rechazó esos requerimientos.

Fuente: La Capital


NOTICIAS RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina