Enviá tu WHATSAPP a la radio

ACTUALIDAD

Locales: La línea 3 presenta su nueva flota de colectivos | Locales: La desocupación en Santa Fe en el segundo trimestre del año fue del 7% | Política: Trabajadores de la agencia Télam realizaron una "toma pacífica" en el CCK | Economia: Dujovne: "Argentina no planea ningún megacanje ni reestructuración de deuda" | Política: Pichetto rechazó el desafuero de Cristina y dijo ser "la voz de gobernadores peronistas" | Información General: Ara San Juan: Chequean dos nuevos contactos y uno está a solo 280 metros de profundidad | Economia: Automotrices suspenden 5.500 operarios, por caída de demanda y acumulación de stock | Economia: FMI dijo que aún no hay fecha para cerrar el nuevo acuerdo con la Argentina |

 En vivo

Radio LT9

Humor

Mi vieja nunca me enseñó nada

— Casimiro González

MARTES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Tenía ganas de hablar del día del Maestro y escribí unas… 327 páginas. Pero me parece mucho así que voy a resumir un poquito. Vamos a eliminar lo que había puesto de Belgrano. Unas 54 páginas de Sarmiento. Tengo unas cuantas cosas para contar pero es largo. Podemos hablar del “Día del Maestro” propiamente dicho (la organización para los regalos que hacen las madres y las fiestas que hacen las seños) es muy largo, vamos a sacarlo.

Para mí es muy raro hablar de los docentes porque todavía me siento alumno. Debe ser porque he sido alumno muchísimo tiempo en la escuela y después en un montón de carreras que estudié. Pero además para mí es muy raro porque más allá de tener una vasta experiencia como alumno donde sufrí y disfruté de todo tipo de docentes (podría hacer un listado de tipos de docentes), más allá de esto resulta que además soy hijo de una docente. Y como si esto fuera poco a mí también me toco después dar clases. Incluso darle clases a mi mamá. Y en esa época yo estudiaba magisterio por lo cual era alumno, hijo de docente, y profe de docentes que me daban clase a mí. Es muy raro.

Pero para hacerla corta hoy prefiero hablar de lo que es ser hijo de una docente. Dicen que la maestra es como una segunda madre. En mi caso era la primera y la segunda de un montón de pibes. Pero encima no era una docente normal, porque mamá no es normal, y porque es docente especial, maestra de dibujo.

Y nunca, nunca me enseño nada de dibujo.

Yo pude ver de cerca todo el laburo que se llevaba a casa. Fui testigo de todos los delirios pedagógicos que se le ocurrían. Yo pensaba “la van a echar”. Y bueno mejor para mí así mi mamá está más tiempo en casa, entonces la alentaba. Pero no la echaban, al contrario, ella lograba entusiasmar a todo el mundo y la terminaban queriendo.

Pero yo prestaba mucha atención de cuanto viajaba. Cuando se iba a dedo para llegar a Campo del medio. O se dormía de cansancio en el colectivo y se pasaba de pueblo.

Cuando contaba en casa la preocupación por lo mal que estaban algunos chicos.

Nosotros no teníamos mucha ropa y ella tampoco y de vez en cuando se llevaba para la escuela prendas que ya no usábamos.

La veía cuando llegaba de la escuela y empezaba a llamar por teléfono para solucionarle un problema a la familia de un pibe.

Después me toco acompañarla a las manifestaciones a casa de Gobierno o al Ministerio, en contra del Ministro Bondesío que no la dejaba ni enfermarse.

Nunca me enseñó nada de dibujo. Pero viéndola viajar a dedo aprendí del sacrificio.

Viendo su preocupación por los pibes aprendí de misericordia.

Cuando se llevaba nuestra ropa o nuestros libros para dárselos a otro aprendí a compartir.

Con los llamados telefónicos moviendo cielo y tierra para ayudar a un alumno aprendí de compromiso.

Movilizándome con sus compañeros aprendí a ser protagonista de la lucha y no mirarla por tele.

Como dije: Mi vieja es una docente “Especial”. Con mi vieja todos los días me siento alumno. Y eso quizás sea lo más importante que se puede enseñar. A sentirse alumno. Seguir disfrutando de cada clase. Del compañerismo. Disfrutar las picardías, las bromas.

Cuando uno aprende a mantener el entusiasmo de aprender todos los días, cuando se aprende a disfrutar la aventura del descubrimiento a cada paso, uno entonces aprende a ser mejor persona que es lo único que vale la pena aprender.


OPINIONES RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina