Enviá tu WHATSAPP a la radio

ACTUALIDAD

Internacionales : Trump confirma que EEUU se retirará del Tratado sobre Misiles con Rusia | Política: La UCR analiza presentar una fórmula propia en 2019 | Nacionales: Analizan la posibilidad de incorporar productos navideños a "Precios Cuidados" | Información General: Se extendió hasta el 31/10 el plazo para registrar líneas de celulares con servicio prepago |

 En vivo

Radio LT9

Obsesiva Santa Fe

La metáfora de las luciérnagas

Mucho se especula sobre el motivo por el cual ya no hay enjambres de luciérnagas iluminando los campos, las montañas y los bosques de mi país.

— Ricardo Dupuy

VIERNES 05 DE OCTUBRE DE 2018

Hay quienes sostienen que el veneno utilizado en el agro, si aún no lo ha hecho, a punto está de terminar definitivamente, no sólo con las luciérnagas, sino con la vida autóctona de estos lugares. 

Otros culpan al cambio climático, a la contaminación ambiental, al devastador avance de la urbanidad, y algunas otras plagas, todas del mismo origen.  

Yo soy de los que piensan que las luciérnagas siguen estando, como en el comienzo, pero ocultas, por algún ocasional motivo, decidieron no encender sus luces, al menos, hasta que lleguen mejores tiempos.

Como con las luciérnagas, hay quienes afirman que la post modernidad ha puesto en peligro de extinción a la gente íntegra, sobre todo a los líderes honorables que en otros tiempos marcaron con su luz el camino a transitar.

Se escucha a diario que el individualismo, la codicia, el materialismo en extremos exasperantes, si aún no lo han hecho, a punto están de terminar definitivamente con las buenas intenciones, portadoras de sentimiento que honraron la condición humana.  

Yo soy de los que piensan que los preclaros sigue ahí, entre nosotros, cultivando una imagen templada, refugiados en sus universos íntimos, alumbrando, pero solo a los cercanos, a los atentos. 

Asumo que, como las luciérnagas, las personas nobles, han decidido ocultar su luz, sabedoras de que, en tiempos de oscuridad, el brillo es delator y las convierte en blanco móvil, presa fácil de los cazadores furtivos. 

No obstante, aún en estos contaminados tiempos, de tanto en tanto, una saeta menuda, de luz intermitente y tenaz, suele cruzar de repente la oscuridad de la noche. 

¡Levedad, apenas eso! 

Seguramente no alcance para derrotar la densidad de las sombras, pero, para millones de luciérnagas “apagadas”, es un soplo de aire fresco, esperanzador y evocativo, que invita a creer en el regreso de los enjambres que supieron amenazar de muerte a la cerrazón de los campos, las montañas y los bosques.   

Como todos mis compatriotas de buena fe, aguardo esperanzado que una luz, aunque sea tenue, menuda e intermitente, se atreva a franquear la oscuridad de la noche. 




OPINIONES RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina