Enviá tu WHATSAPP a la radio

ACTUALIDAD

Economia: Las ventas en supermercados retrocedieron 2,3% | Regionales: General Motors cierra su planta de Alvear durante todo febrero y suspende personal | Economia: Por desplome de las importaciones, el superávit comercial de 2019 fue el más alto en 17 años |

 En vivo

Radio LT9

Nacionales

Macri rindió cuentas pero evitó hablar de pobreza y desempleo

El primer mandatario dijo que en economía "no se lograron resultados favorables" pero deja un Estado en el que "será más difícil robar".
VIERNES 06 DE DICIEMBRE DE 2019

Sin hacer referencia al desempleo ni a la pobreza actuales, el presidente Mauricio Macri presentó ayer su balance de gestión en un discurso —grabado y editado con anterioridad— que se emitió en cadena nacional. Aunque dijo no estar satisfecho con los resultados en economía, defendió su gestión en cuanto a la modernización del Estado y la transparencia de gestión. "Dejamos un Estado en el que es más difícil robar la plata de los argentinos", aseguró.

Apenas unas horas después de que se conociera que el 40.8 por ciento de los argentinos es pobres, según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Macri prefirió resaltar otros ejes en su discurso. Y dejó para el final la cuestión económica, sobre la que admitió no haber obtenido resultados favorables.

"Ordenamos las bases de nuestra economía. Tenemos, por ejemplo, reservas robustas en el Banco Central. Algo que en 2015 no había. Cuando llegamos el Banco Central tenía reservas netas negativas. Hoy dejamos 20 mil millones de dólares más de los que recibimos", sorprendió el presidente, casi en un tono más cercano a la campaña electoral que a un fiel balance de gestión.

Señaló que el dólar fue una piedra en su camino, aunque valoró su actual precio como "razonable", por lo que "el próximo gobierno no va a estar obligado a sincerar un dólar ficticio, como sí tuvimos que hacer nosotros. Hace más de un año exportamos más de lo que importamos", afirmó.

En el tramo del discurso que más expectativa generó detalló que su "balance externo total, que es la diferencia entre los dólares que generamos y los que consumimos, es el mejor en muchos años. Repasando: reservas, superávit comercial, equilibrio fiscal, equilibrio externo, dólar competitivo, energía recuperada, menos gasto, menos impuesto. Todos esto que tenemos ahora y no teníamos en 2015 son cimientos importantes para una economía sólida que quiere crecer".

En un país que volvió a los dos dígitos de desempleo (10.6 por ciento, duplicando el del final de la gestión anterior), eligió no hablar de esa problemática pero admitió que "es cierto que es una gran frustración que el salario no mejora" y se lamentó "de no haber podido ofrecer mejores resultados", porque recibieron condiciones económicas en las que se encontraron "con una piedra en el camino, el dólar".

El presidente hizo foco, fundamentalmente, en dar cuenta de "los avances" en la modernización del Estado y en la "calidad democrática".

"Los argentinos sufrimos durante mucho tiempo las consecuencias de la corrupción en el Estado, en parte porque el Estado no se controlaba a sí mismo. Después de cuatro años de reformas, dejamos un Estado en el que es mucho más difícil robarle la plata a los argentinos, siempre habrá pillos y ladrones, en todos los gobiernos, pero el Estado tiene que asegurarse de que dejen las huellas marcadas y poder atraparlos", expresó el mandatario, que termina su mandato el 10 de diciembre.

Macri fue tajante al decir que "el Estado funciona mejor que en 2015" y recordó cómo recibieron la estructura: "No teníamos información ni estadísticas. Todo estaba en papel. El Estado atendía mal y gastaba mal la plata de los argentinos. Ahora tenemos un Estado más eficaz, con información pública confiable".

De igual modo valoró la gestión en el Pami ("los adultos mayores pagan un 30 por ciento menos en remedios en comparación con otras obras sociales"), la defensa "de los derechos humanos en Venezuela", las evaluaciones en educación y los planes sociales "sin intermediarios".

También destacó en particular la reducción en el índice de homicidios, "ya casi no hay más secuestros", y la lucha contra el narcotráfico.

Otro logro, según el presidente, fue su política en infraestructura y energía. Tras detallar los kilómetros de rutas y redes ferroviarias construidas, valoró que antes de su gobierno "había cortes de luz recurrentes y casi no existían las renovables. Todos esos problemas están arreglados. En 2015 los argentinos pagaban el 15 por ciento de sus facturas de gas y hoy el 80 por ciento. Este año volvimos a exportar gas y tenemos equilibrio en la balanza energética".

"Aumentamos casi un 30 por ciento la capacidad eléctrica, que nos permitió bajar en un 40 por ciento los cortes de luz porque el sistema tiene una capacidad de reserva muy superior y se adapta en los días de más calor. Dejamos un país con más energía, con inversiones en marcha, con una tarifa social para tres millones de hogares y una matriz menos contaminante", afirmó.

Aseguró que respetó la libertad de expresión, que no se manejó la publicidad oficial para beneficiar o castigar medios ni se atacó a periodistas. "Me alegra haber sido parte (de un cambio), pero más me alegra y me enorgullece que hoy podamos ser un país más tolerante. Más respetuoso con los que piensan diferente", opinó.

Y para despedirse dijo: "Hoy hay una alternativa sana de poder en argentina. El futuro de los argentinos depende de todos los argentinos; hagamos que el esfuerzo valga la pena, el sueño de esta argentina no se termina nunca, esto fue el honor más grande de mi vida".

Fuente: La Capital




NOTICIAS RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter