Enviá tu WHATSAPP a la radio

EMERGENCIA SANITARIA CORONAVIRUS

UNIDOS: Vencemos al Coronavirus | CONSULTAS POR SÍNTOMAS SANTA FE: 0800 555 6549 | DENUNCIAS CUARENTENA SANTA FE: 0800 555 6768 | DENUNCIAS AUMENTO DE PRECIOS SANTA FE: 0 800 555 6768 opción 3 | VIOLENCIA DE GÉNERO SANTA FE: 0800 777 5000 | DENUNCIAS CUARENTENA EN ENTRE RÍOS : 0800-777-8476 | LÍNEA GRATUITA DE CÓRDOBA : 0800-888-0054 | INGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA: www.anses.gob.ar | EMERGENCIAS MÉDICAS: 107 | ASESORAMIENTO PARA ARGENTINOS EN EL EXTERIOR: +5491162717291 / +5491144113057 | ASISTENCIA A ADULTOS MAYORES Santa Fe ciudad: 0800 777 5000 |

 En vivo

Radio LT9

Internacionales

2020 el año en que la COVID-19 se convirtió en protagonista de la humanidad

El coronavirus ha dejado cerca de dos millones de fallecidos en todo el mundo y más de 82 millones de contagiados. El año de la peor pandemia del siglo se cierra con la esperanza de las vacunas
JUEVES 31 DE DICIEMBRE DE 2020

En enero de 2020 tres palabras colmaron los titulares de todo el mundo: "Neumonía de Wuhan". Día a día, las noticias que circulaban sobre esa ciudad al norte de China sobrecogían al resto del globo, que asistía con expectación a la construcción de hospitales exprés y a altas cifras de contagios, cada jornada más elevadas que la anterior.

El SARS-CoV-2, el virus que provoca la enfermedad finalmente conocida como la COVID-19, se fue abriendo camino. Pese al cierre de Wuhan, los casos comenzaron a reportarse no solo en otras partes del gigante asiático, sino que acabó dando el salto al resto de continentes. Su origen, aún no esclarecido, se ubicó inicialmente en un mercado de marisco de la capital de Hubei.

No obstante, con el tiempo, distintas investigaciones llegaron a la conclusión de que la enfermedad llevaba tiempo circulando. De hecho, se han encontrado casos en Italia mucho antes de que China diera la voz de alarma.

Precisamente en ese país fue donde tuvo mayor impacto la primera ola. Algunos antes, otros más tarde, imitaron los pasos de la nación italiana y acabaron por cerrar sus fronteras. Durante los meses de marzo y abril, los movimientos particulares quedaron limitados a excepcionalidades laborales, esenciales o sanitarias.

La COVID-19 no conoce fronteras 

Los positivos no dejaban de crecer y fue solo cuestión de tiempo de que la ya declarada como pandemia se trasladara al continente americano, con Estados Unidos y Brasil como los países más azotados. Una posición, no obstante, que han seguido ostentando.

La Unión Europea no dio el paso de reabrir sus conexiones entre los Estados miembros y otros países hasta finales de junio y principios de julio, con planes de desescalada asimétricos en un intento por recuperar parte de la actividad turística.

Por aquel entonces, el mundo registraba diez millones de contagios y 500.000 fallecidos. Naciones como Irán decretaron nuevamente el confinamiento cuando fueron incapaces de hacer frente a la segunda ola.

Llegado el otoño, los casos volvieron a crecer y Europa se vio abocada a decretar duras restricciones para frenar el nuevo envite epidémico, por lo que el continente volvía a aportar la mayor parte de las infecciones.

 La segunda ola, mucho más contagiosa, provoca máximos históricos 

Con la Navidad en el horizonte, las medidas parecían surtir efecto, aunque de forma moderada, ya que la mayor parte de los territorios reportaron las cifras más altas de toda la pandemia. La segunda ola parecía no querer marcharse –los decesos eran más de un millón en todo el mundo-, pero un nuevo factor entraba en juego: la llegada de las vacunas.

Si bien China ya había administrado una de ellas a su ejército, otras como la desarrollada por Rusia (Sputnik V), Pfizer/BioNTech, Moderna o Astrazeneca/Oxford no comenzaron a dar muestras de su eficacia hasta bien entrado el mes de noviembre.

Así, todas las agencias para la regulación de las dosis a nivel global se prepararon para recibir las muestras y examinarlas. No fue hasta el 5 de diciembre cuando el Reino Unido se convirtió en el primer país en suministrar a su población la vacuna de Pfizer.

Pronto le siguió Estados Unidos, que también recibió las primeras inyecciones de Moderna. Mientras, las dosis continuaban repartiéndose a finales de año a distintos puntos del planeta y las autoridades sanitarias contenían la respiración, pues ganaban así algo más de tiempo y vidas.

Tercera oleada, una nueva cepa... pero con vacunas. 

Europa parecía seguir los pasos de Estados Unidos, que se enfrentaba a una tercera oleada después de que los positivos se dispararan tras Acción de Gracias -como sucedió también en Canadá-. Las naciones presionaban para que la Agencia Europea del Medicamento aprobara la vacuna de Pfizer, y ello motivó que la campaña de vacunación se adelantara al 27 de diciembre, prevista para el 3 o 4 de enero de 2021.

No obstante, una nueva preocupación invadió las esperanzas de millones de viajeros en plena época navideña: una nueva cepa del virus en Reino Unido que, según los organismos europeos, podría ser hasta un 70 % más transmisible.

A pesar de que existían otras variaciones de la enfermedad, el país gobernado por Boris Johnson, que alertó de la misma afirmando estar "fuera de control", quedó momentáneamente aislado ante la suspensión de vuelos por parte de otras naciones.

La humanidad apuesta ahora a las vacunas para así  poder conseguir la inmunidad de rebaño. Con las Navidades más intranquilas, aunque colmadas con algo más de esperanza, el año 2020 se despide con más de 80 millones de contagios y cerca de dos millones de muertos a nivel mundial. Así, el coronavirus marcó nuestras vidas durante los último 365 días. (RTVE)

NOTICIAS RELACIONADAS


MAS LEÍDAS

ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter